La historia de las bodegas en la Ribeira Sacra se remonta a la época romana. Los romanos, conocidos por su amor al vino, introdujeron técnicas avanzadas de viticultura en la región. Sin embargo, fue durante la Edad Media cuando las bodegas adquirieron una importancia significativa, especialmente en relación con los monasterios que salpicaban la región.